Una Maleta Para Viaje

Viernes, 5 Septiembre   

Si tienes la opción de elegir la maleta que vas a llevar, intenta escoger una blanda para viajes en coche (se amoldan mucho mejor unas a otras en el maletero), y una dura si vas en avión y tienes que facturarla: ni te imaginas lo que les hacen cuando las abandonas sobre la cinta transportadora… Eso sí, ¡siempre con ruedas!

2. El día antes, haz una lista con todo lo que te vas a llevar, y cerciórate de que todo está ‘disponible’: no hay nada peor que querer llevarse un vestido en concreto y darse cuenta al hacer la maleta que lleva dos semanas en el cesto de la ropa sucia. ¡Y no olvides llevarte la lista contigo! Te servirá para cerciorarte de que no te olvidas nada a la vuelta.

3. Las maletas suelen llenarse de manera que las prendas menos delicadas queden abajo y las más susceptibles de arrugarse, arriba. Puedes empezar, por ejemplo, por los vaqueros, seguir con las camisetas, y terminar con los vestidos.

4. Los calcetines y la ropa interior no necesitan de un doblado especial, así que puedes ‘incrustarlos’ en los márgenes de la maleta, para aprovechar todos los huecos libres.

5. Utiliza los bolsillos internos para guardar los objetos de más peso, como por ejemplo el secador y los zapatos. No te olvides de envolverlos en bolsas, para que no manchen la ropa.

6. Lista de cosas que debes llevar (a un viaje a la playa, si te vas de Interrail o de acampada o a un glaciar, mejor no):

- Si no dispones de lavandería en tu destino, lleva una muda para cada día de vacaciones, más dos ‘por si acaso’. Nunca se sabe en qué inesperado momento alguien puede tirarte a la piscina vestida, por ejemplo.
- Aunque vayas a la playa, cuenta con que es posible que haga mal tiempo algún día, así que no te olvides de meter algo de abrigo, como pantalones largos y un jersey o sudadera.
- Un bolso, o como mucho, dos. Aunque seas la más coqueta del mundo, cargar con cosas innecesarias es… una tontería.
- Bikini, toalla, gafas, el pañuelo para la cabeza, las chanclas y la crema para el sol son todo un pack. No te olvides de ellos.
- Los zapatos ocupan y pesan: elige bien los que vas a llevar puestos durante el viaje y llévate solo otro par más.
- ¡El pijama! Sin duda, el gran olvidado en maletas de todo el mundo.

7. El neceser: ni se te ocurra llevar los cosméticos sueltos, porque es probable que la Ley de Murphy actúe en tu contra y al abrir la maleta te encuentres con tu vestido preferido untado en mascarilla capilar de aloe-vera. Utiliza un neceser con cremallera, y mete en él todas las cosas que vayas a necesitar (si las encuentras en versión mini, mejor): champú, gel y acondicionador para el pelo (si no vas un hotel), colonia, crema hidratante, cepillo y pasta de dientes, desodorante y poco más.

8. Los cables. No, no hablamos de que te dé un cortocircuito con tanta información a procesar: los cables son fundamentales para cualquier chica del siglo XXI. El cargador del móvil, el de la cámara o el adaptador de corriente del secador son elementos imprescindibles, y prácticamente no ocupan espacio. ¿O es que te gustaría verte totalmente incomunicada en mitad del viaje?

9. Si no viajas con tus padres, no te olvides de llevar también un pequeño botiquín. Tener dolor de cabeza es lo más normal del mundo bajo los abrasadores rayos del sol: aspirinas, anti-inflamatorios, spray para las picaduras, tiritas y algunos medicamentos básicos más pueden salvarte un día con molestias de cualquier tipo.

10. Un truco para h!adictas: si a última hora te das cuenta de que te has dejado alguna prenda sin guardar y crees que ya no te cabe nada más, prueba a enrollarlas y convertirlas en pequeños cilindros. No es lo más liso del mundo, pero triplicarás el espacio.