No tomes mucho al celebrar con tu jefe

Martes, 14 Octubre   

Portate bien en la fiesta de tu oficina

En el ambito laboral, además de trabajo, a veces hay tiempo para el ocio. En diciembre, las empresas celebran comidas o cenas de Navidad, para unificar criterios y mantener unida a su plantilla. Estas celebraciones buscan confraternizar y fortalecer vínculos, pero pueden ser problemáticas para aquellos empleados que no saben cómo actuar y a qué atenerse.

Guia para sobrevivir en Navidad

“Les comunico con muchísimo agrado que la fiesta de Navidad de la empresa se celebrará el 23 de diciembre y empezará a mediodía en la sala de banquetes de todos los años. ¡El vino lo pone la casa, una pequeña banda tocará canciones navideñas tradicionales, y aquel que quiera cantar será bienvenido!”.

“El árbol de Navidad lo encenderemos a la 1 p.m. y el intercambio de regalos se podrá hacer a cualquier hora. Les recuerdo que la fiesta es solamente para los empleados de la compañía. ¡Feliz Navidad a todos y a sus familias”. Firmado: el Director de Recursos Humanos.

Cuando llega diciembre la mayoría de las empresas organizan celebraciones navideñas, con el objetivo manifiesto -por parte de la compañía- de favorecer la creación de un grupo laboral que se sienta como una familia y que trabaje unido y a gusto.

Pero para muchos empleados estas fiestas pueden ser “un campo de minas” y un motivo de temores, debido a las consecuencias que pueden tener en su trayectoria laboral unos momentos de juerga, en los que el alcohol y la ficticia proximidad entre todos los escalafones del entramado de la empresa, pueden ponerle zancadillas a quienes no saben controlarse.

Aunque sea una fiesta, la comida del trabajo no es igual que las que celebran con los amigos o familiares, porque no existe la misma complicidad y cualquier cosa que se haga o diga puede repercutir en la propia imagen profesional, aunque en ese momento no lo parezca.

Por eso hay que tener en cuenta unas normas de comportamiento:

Olvida las rencillas, envidias o rivalidades: No aproveches este encuentro para dirimir diferencias que haya en tu oficina, ya que no son el lugar ni el momento adecuados.

Disfruta y deja disfrutar a los demás compañeros. Divertirse y aprovechar el buen ambiente va por delante de las demás consideraciones.

Cuidado con las falsas cercanías: La aparente cercanía entre las diferentes jerarquías de la empresa es otro de los puntos resbaladizos que pueden hacer caer a los empleados incautos.

Los expertos siempre recomiendan mantener el autocontrol: ¿Por qué lanzarse en los brazos del jefe o la jefa de turno cuando al día siguiente hay que mantener las distancias y simular que no ha ocurrido nada, con una gran incomodidad?.