Enriquece al Niño

Lunes, 3 Marzo   

El ocio enriquece al niño y a la niña, comenzando por favorecer su psicomotricidad. Los juegos infantiles, los cuentos, las canciones, ¿acaso no están desarrollando la coordinación de movimientos y la expresión verbal?

En un período posterior, el niño/a empieza a elegir y a tomar decisiones; es de una gran importancia que aquellos a quienes tanto les gusta escuchar cuentos, aprendan a leerlos y a disfrutar leyendo o que aprendan a escuchar música o a asistir a espectáculos infantiles, en los que puedan participar junto con otros niños y niñas.

En esta evolución trazada a vuelapluma, llega un momento en la formación de la personalidad en la que un ocio imaginativo puede ser decisivo para ayudar a encontrar el sentido de la existencia.

En la capacidad de observar, de inventar, de explorar, de experimentar, de combinar piezas para buscar nuevas formas está la base y los cimientos no sólo de un desarrollo psicosocial adecuado sino de muchas vocaciones científicas y artísticas.