miércoles, 15 agosto 2018
Buscar Aqui
Ciudad y Estado
(ej: Miami, FL)
No hay Ocio en Hogar E-mail

 

Una parte del tiempo, que deja el trabajo profesional no se dedica al ocio sino a las obligaciones familiares; El trabajo domestico, como hacer un jugo o planchar. Los desplazamientos de los hijos, el tiempo dedicado a la alimentación y a los cuidados personales, la educación de los hijos y muchas cosas más, una persona por lo general gasta entre tres y cuatro horas realizando estas tareas, en los países considerados desarrollados.

 

ocioUna encuesta realizada en 1970, permitió comprobar la existencia en todas las clases sociales y en grado variable, de una explosión del trabajo doméstico, imaginado como una necesidad y un deber indiscutible. La verdad es que no todo esto es verdad, ya que muchos de los trabajos domésticos no se pueden considerar trabajos, como por ejemplo, la elaboración de confituras, la ordenación de armarios, sino mas bien trabajos de ocio. Esto lo hemos podido comprobar muchas veces simplemente observando a nuestra madre o a nuestro padre en el hogar.


En cuanto al trabajo educativo de los niños, cada vez los padres emplean menos tiempo en nosotros excepto con los niños de muy corta edad a los cuales no se les puede dejar solos y hay que estar cambiándoles los pañales, dándoles de comer, hacer que dejen de llorar, lo que si resulta un trabajo muy duro. Luego ya los profesores, los médicos y los compañeros sustituyen e gran medida a los padres.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos